sábado, 4 de diciembre de 2010

Surgimiento de los Estados Nacionales en America Latina

Desde el punto de vista cultural, a América Latina debe vérsele como una unidad en la diversidad; es decir, como inmersa en una relación dialéctica en la que sus dos polos contradictorios (origen histórico y modernidad) no se excluyen sino que se complementan, encontrándose permanentemente en conflicto y dando origen a continuas síntesis que superan pero, al mismo tiempo, integran elementos de sus fases anteriores.
Los múltiples procesos vividos Pre y Post independencia Española, en el ámbito político, cultural, económico, etc, han condicionado el ritmo de nuestras instituciones regionales en la actualidad, como son los gobiernos. Estos constante y reiteradamente han debido adaptar las formas de organizar su territorio por la influencia de distintas perspectivas venidas desde el exterior, principalmente desde la Europa Occidental y de USA
.
Es a partir del siglo XV, con la invasión europea a nuestro continente, cuando esa variedad pasa a ser un elemento subordinado a la unidad que aporta la cultura del colonizador, en primer lugar la lengua -el castellano-, la religión -la católica-, y los ritmos de producción -coloniales-. La presencia de la colonización ibérica en nuestro continente orienta en dos direcciones a la cultura: por una parte, aporta elementos básicos para una identidad común que tiene rasgos que no son propiamente los del colonizador pero, tampoco, los del colonizado. En este sentido, da origen a una identidad cultural que podríamos llamar híbrida o mestiza, en la medida en que es un producto nuevo que incorpora elementos de las que le dan origen pero, al mismo tiempo, no es ninguno de ellas. Por otra parte, esta colonización también genera procesos de afirmación de identidades culturales particulares, al identificarse el "modo específico de estar en el mundo", es decir a la cultura, como una forma de resistencia ante esa colonización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada